Pros y contras de ser funcionario de Prisiones

guardia-prision
Construye un futuro con segundas oportunidades
¡Te ayudamos a conseguirlo brindándote la mejor preparación!

"*" señala los campos obligatorios

Hidden
Por favor, escribe un número entre 18 y 90.
Hidden
Hidden
¿Qué academias te gustaría que te informasen sobre tus oposiciones?*
Hidden
Hidden
Hidden
Hidden
Hidden
Hidden
Hidden
Hidden
Hidden
Hidden
Hidden

11 de agosto de 2023

En este artículo analizamos a fondo los pros y contras de ser funcionario de Prisiones. Como verás, son muchas más las ventajas que las desventajas.

Pero siempre es interesante conocer ambas caras de la moneda antes de tomar una decisión, ¿no crees?

Si estás pensando en preparar estas oposiciones, ¡sigue leyendo!

¿Hay más pros o contras en ser funcionario de Prisiones?

Como decíamos en la introducción, claramente hay más pros que contras en la profesión de funcionario de Prisiones. Especialmente, en lo que se refiere a las condiciones laborales propias de los empleados públicos (estabilidad, salario, permisos, etc.).

Sin embargo, como sucede con cualquier otro trabajo, este también conlleva ciertos inconvenientes.

Para que puedas hacerte una idea lo más clara y objetiva posible, en los siguientes apartados analizamos una por una las ventajas e inconvenientes del trabajo de Ayudante de Instituciones Penitenciarias.

¡Vamos allá!

Pros de ser funcionario de Prisiones

Estos son los mayores pros de ser funcionario de Prisiones en España:

Una oposición asequible

Aunque todas las oposiciones tienen un cierto grado de dificultad, la de Ayudante de Instituciones Penitenciarias puede considerarse como una de las menos complicadas.

Así, la oferta de plazas es bastante alta (unas 900 en las últimas ediciones) y la frecuencia de convocatoria suele ser anual.

Aunque el temario sea relativamente amplio (50 temas), no es excesivamente difícil de estudiar. Tampoco existen pruebas físicas en esta oposición. Solo tendrás que enfrentarte a un test escrito y un ejercicio de casos prácticos.

Si empiezas a estudiar con suficiente antelación y con el apoyo de una buena academia, tendrás muchas probabilidades de conseguir plaza.

Estabilidad y seguridad laboral

Indudablemente, esta es una de las grandes ventajas de ser funcionario de Prisiones.

Y es que, como sucede en los demás empleos públicos de funcionario, tienes garantizada tu plaza para el resto de tu vida laboral, salvo casos excepcionales.

Desde luego, en un entorno tan cambiante como el actual, esta estabilidad laboral es más apreciada que nunca.

Salario

El sueldo de un funcionario de Prisiones (Ayudante) es bastante atractivo, oscilando alrededor de los 2.000 – 2.500 € brutos al mes, o incluso más.

Ten en cuenta que las retribuciones concretas varían según el puesto que desempeñes (Vigilancia I o II, Oficinas, etc.).

Además, también influye en gran medida el centro penitenciario en el que ejerzas, ya que algunos de ellos tienen asignadas unas retribuciones bastante más elevadas que otros (especialmente, los situados en el País Vasco, Navarra e Islas Canarias).

Horario y jornada laboral

El tipo de horario y jornada de los funcionarios de Prisiones es muy distinto según el tipo de puesto desempeñado. Cada uno tiene sus propias ventajas e inconvenientes.

Esto te da la posibilidad de elegir el que te parezca más adecuado para ti.

  • Los puestos de Oficinas tienen el típico horario funcionarial: de lunes a viernes, de 8:00 a 15:00 h. Es un horario cómodo, pero que no te ofrece tantos días libres como otros puestos.
  • Los puestos de Vigilancia se rigen por un sistema de turnos, incluyendo noches, fines de semana y festivos. Aunque hay distintos tipos de horarios según el puesto, las jornadas suelen ser largas. La gran ventaja de estos puestos es que te permiten librar varios días seguidos (5, en puestos de Vigilancia I). De hecho, si cambias turnos con algún compañero, puedes llegar a descansar bastantes más días.

Vacaciones, permisos y licencias

Podrás disfrutar de 22 días hábiles de vacaciones al año, a los que hay que sumar los días de compensación de festivos (en el caso de los puestos de Vigilancia).

Además, tendrás derecho a disponer de 6 días de asuntos propios al año, más los permisos y licencias reconocidos en la ley a los empleados públicos.

Por otra parte, ten en cuenta que tus días de vacaciones irán aumentando progresivamente a medida que cumplas años de servicio (llegando hasta un máximo de 26 días hábiles).

Posibilidades de promoción

Además de tener la opción de decantarte por puestos de Oficinas o de Vigilancia (entre otros), no hay que olvidar la posibilidad de presentarse a convocatorias de promoción interna para ascender profesionalmente.

En estas convocatorias, no tendrás que competir con candidatos externos, por lo que es un procedimiento mucho más favorable.

Así, podrías llegar a desempeñar puestos de Educador, Coordinador de Servicios, etc.

Si tienes un grado universitario y ganas de estudiar, también podrías presentarte a plazas del Cuerpo Superior de Técnicos, como las de Juristas, Psicólogos, etc.

Seguridad en el trabajo

Aunque, como ahora veremos, se trata de un trabajo con ciertos riesgos, hay que reconocer que, en términos generales, es muy seguro.

Las instalaciones están cada vez mejor diseñadas, los sistemas de vigilancia son cada vez más precisos y los protocolos de seguridad funcionan bien en la mayoría de casos.

Contras de ser funcionario de Prisiones

En nuestro repaso de los pros y contras de ser funcionario de Prisiones, llegamos ahora a la parte de las desventajas.

Aunque no son demasiadas, está bien conocerlas para poder tomar una decisión con todos los datos sobre la mesa.

Veamos las más importantes:

El reto de aprobar

Aunque no sea una de las oposiciones más difíciles, es evidente que el proceso de preparación requiere:

  • Tiempo
  • Esfuerzo y concentración
  • Constancia
  • Materiales adecuados
  • Idealmente, el apoyo de una academia de oposiciones de calidad

Piensa que vas a tener que competir con otros aspirantes por un número limitado de plazas. Aunque no sea un proceso selectivo con ratios desfavorables, la competitividad existe.

Entorno de trabajo y conflictividad

Pese a que, como hemos dicho, las prisiones ya no son lo que eran, es cierto que, para muchas personas, no son el entorno de trabajo ideal.

Al fin y al cabo, se trata de un lugar de privación o limitación de libertades, donde conviven personas que han sido condenadas por delitos de distinta gravedad.

Por tanto, no es infrecuente que se den algunos conflictos, tanto entre los internos como hacia los propios funcionarios. Las agresiones no son frecuentes, pero existen.

Afortunadamente, las medidas de vigilancia y seguridad, unidas a unas condiciones de vida mucho mejores que en otros sistemas penitenciarios, ayudan a que la conflictividad se mantenga en niveles razonables.

Por otra parte, si quieres minimizar el contacto con los internos, siempre tienes la opción de trabajar en Oficinas, en vez de elegir un puesto de Vigilancia.

Turnicidad

Si te decides por trabajar en puestos de Vigilancia, aunque disfrutarás de bastantes días libres, tendrás que adaptarte a jornadas muy largas, trabajo nocturno y horarios cambiantes.

Para algunas personas, esto puede resultar muy cansado o conllevar ciertos problemas de sueño.

Sin embargo, hay quienes se adaptan perfectamente a los sistemas de turnos y, de hecho, los prefieren para poder disfrutar de 5 días de descanso continuo.

Si vives lejos de tu lugar de origen, incluso podrías acumular turnos poniéndote de acuerdo con tus compañeros, y así disfrutar de unas «mini-vacaciones» cada mes.

En definitiva, una vez analizados los pros y contras de ser funcionario de Prisiones, ¿ha cambiado tu opinión acerca de este trabajo?

Como has podido ver, existen puestos muy distintos, lo que te permite elegir el tipo de tareas que mejor encajen con tus preferencias y necesidades. Desde luego, pocas oposiciones ofrecen esta flexibilidad.

¿Te animas a prepararla?

Rubén Vizcaíno

«Licenciado en Derecho (rama económico-empresarial) y funcionario del grupo A1 en excedencia. Como redactor profesional, se especializa en el ámbito del empleo público y la formación online, trabajando para diversas empresas y universidades, además de desarrollar un proyecto propio en el mismo sector (SoloEduca).»
Compartir en